Saltar al contenido

¿Qué es el kéfir de agua?

Los tibicos o también llamado kéfir de agua es una bebida que se crea a través de un cultivo de bacterias y levaduras en relación simbiótica que generan probióticos y enzimas en su proceso de metabolización del azúcar natural.

Esta bebida fermentada es conocida desde hace siglos en las montañas del Cáucaso y que hoy en día es consumida en Europa, Estados Unidos, Rusia y el Sudoeste Asiático.

El Kéfir de agua tienen una estructura de gránulos con textura gelatinosa y translucida que recibe el nombre de SCOBY, acrónimo inglés Symbiotic Colony of Bacterium and Yeast (cultivo simbiótico de bacterias y levaduras)

A diferencia del Kéfir de leche, el Kéfir de agua no necesita lactosa para llevar a cabo su proceso de fermentación, en cambio se utiliza azúcar natural, agua de coco o jugo de frutas.

¿Cuáles son sus beneficios?

Son muchos los beneficios para nuestra salud del Kéfir de agua, debido al proceso metabólico del azúcar donde se generan ácidos, enzimas y bacterias beneficiosas, además es apto para intolerantes a la lactosa y al gluten, también es indicado para diabéticos, ya que en el proceso, ésta se pierde, dejando a su vez, una bebida baja en calorías.

Al consumir el Kéfir de Agua obtendremos esta innumerable cantidad de beneficios:

  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Regula función intestinal y digestiva
  • Mejora la asimilación de nutrientes
  • Mejora problemas de estreñimiento
  • Mejora problemas de la piel
  • Disminuye riesgo de diabetes
  • Previene alergias
  • Combate problemas de Cándida
  • Combate el cáncer
  • Baja de peso del cuerpo
  • Desintoxica el cuerpo
  • Es antiviral, antibiótico y antifúngico
  • Mejora problemas de nerviosismo o ansiedad

Si quieres saber más sobre las propiedades del kéfir visita nuestra entrada más detallada.

¿El Kéfir de agua dónde se compra?

El Kéfir se puede consumir de muchas maneras pero las comerciales son las menos recomendables ya que el kéfir se encuentra debilitado y no contiene toda la familia de microorganismos que forman la colonia completa para que puedas obtener el máximo beneficio gracias a sus excelentes propiedades, en el siguiente enlace puedes comprar kéfir de agua.

¿Qué otros nombres recibe el kéfir?

El kéfir puede ser identificado de distinta forma dependiendo del lugar o la región. Te indicamos los nombres más habituales para que te familiarices con ellos:

  • Búlgaros
  • Leche kefirada (la versión láctea)*
  • yogurt búlgaro *
  • yogurt de pajaritos * (en Chile)
  • Gusanitos (en Uruguay)

¿Cómo hacer Kefir de agua?

tibico kefir

Hacer Kéfir de agua es muy sencillo, solo necesitas dos ingredientes básicos; agua y azúcar.

El agua debe ser lo más pura posible, sin cloro y sin fluoruro, también ayudaríamos a la proliferación de las bacterias beneficiosas si el agua tiene minerales, pero en el caso de no disponer de agua mineralizada, podemos incluir fruta deshidratada sin conservantes.

El azúcar debe ser natural sin refinar y si el agua no tiene minerales o estos ser débiles, podemos añadir fruta deshidratada sin conservantes.

Endulzantes prohibidos

No uses sustitutos del azúcar como la miel, ya que tiene propiedades antifungicidas y antimicrobianas, tampoco el azúcar de coco, agave o cualquier otro equivalente.

¿Cómo prepararlo?

Para preparar nuestro kefir utilizaremos un recipiente de cristal o plástico que no sea tóxico (sin BPA) con una capacidad de 2 L y que sean recipientes resistentes que aguanten la presión cuando la fermentación tenga lugar.

La cantidad de azúcar serán unos 110 gramos que disolveremos llenando el recipiente con agua caliente, una vez disuelto, llenamos el resto del recipiente hasta completar los 2 litros con agua a temperatura ambiente. Es importante que sepas que el agua del recipiente también ha de ser ambiental, por lo que si notas que el agua aun está caliente al completar los 2 L reserva durante un tiempo.

Una vez que la temperatura de nuestro recipiente ya es la adecuada, podemos introducir los granos de kefir.
Tapamos con un trapo o gasa y lo sujetamos con una goma elástica, dejamos en un sitio resguardado de rayos solares y de cambios bruscos de temperatura, preferiblemente en la encimera de tu cocina a una temperatura regular que oscile entre 20 y 25 Cº durante 24/48 horas.

Una vez pasadas las 24/48 horas, colamos el agua para introducirlo en otro u otros recipientes más pequeños, si así  lo deseas, para facilitar su consumo posterior, al colar el agua con un colador no metálico especial para los granos de kefir éstos quedarán y el agua se filtrará a través de este.

Ya podemos reiniciar el proceso con estos granos de kefir que quedaron en el colador.

¿Cómo Hacer Soda con el kefir?

soda de kefir

Para hacer que el agua esté carbonatada vertimos unos 60 ml de jugo de frutas, uva, fresa, manzana evitando preferiblemente cualquier fruta cítrica.
Introducimos los granos de kefir y seguimos las indicaciones anteriores del proceso similar que el de agua, pero esta vez tapamos herméticamente y esperamos entre 1 y 3 días.
Cuánto más tiempo dejemos fermentar el kefir, más azúcar se metaboliza en el proceso y menos calorías obtenemos de la bebida.

Nota: El tiempo estándar recomendable es de 48 horas, nunca superando esta cantidad porque puede que nuestra colonia de bacterias beneficiosas hayan consumido todo el azúcar y se queden sin comida, pero este depende de la cantidad de azúcar que tiene el jugo de frutas.

¿Cómo podemos saber si el kéfir está muerto?

Debido a que la mayoría de la gente no posee un laboratorio, la única vía que nos queda es el estudio organoléptico y este es; dar una valoración en base nuestros sentidos.

  1. Lo primero es valorar si los nódulos de kéfir han sufrido un cambio a la vista, por ejemplo; que hayan cambiado su color y su tacto (éste debe ser húmedo y pegajoso pero no mucho, sino como una especie de babilla)
  2. Flotabilidad y elasticidad. Si tus nódulos flotan en el agua, entonces es algo normal y éste indicio nos da una pista para saber que están correctamente y si siguen elásticos también es buena señal.
  3. Cambio de color. Si el kéfir ha cambiado su color sumado a las propiedades antes mencionadas, esto puede representar un indicio de algo sospechoso.
  4. Olor. El olor es un sentido que nos da una pista clara de si el kéfir está malo.

Otros indicios para saber si el kéfir sigue vivo

Con el kéfir lácteo

En el caso del kéfir de leche podemos señalar el nivel con un rotulador dibujando una rallita una vez incorporada la leche en un vaso, si pasadas las 24 – 48 horas ha consumido lactosa, el nivel de la leche debería de bajar y esto nos da la respuesta.

“Mi kéfir de leche ha tomado un color marrón y no se si sigue vivo”

En este caso te recomendamos que cojas tu kéfir y lo introduzcas en un vaso lleno de leche fresca y realiza el proceso de fermentación dos o tres veces y observa el resultado, si en cada tanda que realizas observas como tu kéfir adopta la forma primigenia y el tamaño de crecimiento habitual, entonces hemos curado a nuestra colonia y puedes seguir usándolo sin problemas.

Con el kéfir de agua

Para saberlo con el kéfir de agua, es muy fácil, solo tenemos que hacer la prueba y dejarlo reposar en agua con azúcar o jugo durante 24 – 48 horas. Una vez realizado este proceso abrimos el recipiente y observamos si existe presión producida por el gas, o burbujas en el interior. Esto significa que tu colonia de bacterias han hecho el trabajo y por eso siguen vivas.

¿Cómo conservo el kéfir?

Puede ser que ya no te apetezca tomar más kéfir o puede simplemente que te ausentes de tu hogar por unas vacaciones durante un tiempo pero no quieres perder tus nódulos, deseas conservarlos siempre que puedas para optar consumirlos cuando te plazca y lo más importante, saber la verdad sobre cómo conservar kéfir.

Se dice que hay tres formas de conservar el kéfir:

  1. Congelándolo
  2. Refrigerándolo
  3. Deshidratándolo

Ésto es lo que te cuentan en todas las web sobre kefir. Visita nuestra entrada del blog para saber la verdad.