Saltar al contenido

El kéfir mejora mi colitis ulcerosa – Testimonio de Javier

3 julio, 2018

Os traemos el testimonio de Javier Jimenez que tras haberle mandado una solicitud para que colaborara y contara su experiencia con el kéfir, no ha tardado en respondernos y además, está encantado de presentar a todos los interesados en consumir kéfir un testimonio real de los beneficios.

Ya que pensamos que no solo hay que especular sobre lo bien que sienta algo y divulgarlo, también hay que llevarlo a la acción y por eso pensamos en Javier, que trás nuestra conversación descubrimos aun más beneficios de los que pensábamos a priori. Por tanto y sin más dilación os dejamos con Javier:


Hola, en primer lugar gracias por darme la oportunidad de contar mi experiencia en el mundillo del kéfir, una bebida que sin duda ha mejorado considerablemente mi salud intestinal.

Mi caso es el de mucha gente con enfermedad inflamatoria intestinal, colitis ulcerosa para ser exactos, con episodios de crisis o brotes y remisiones más o menos largas. El hecho de padecer esta enfermedad ha supuesto un cambio muy importante en mis hábitos alimenticios, tener que cuidarme más, desechar cosas que antes podía comer sin problema y ahora, tras comprobar que no me sientan bien, no poder ni probar. El caso es que una de las claves que me ha ayudado a mejorar mis síntomas y poder llevar una vida más normal es la flora intestinal, ese mundo, nunca mejor dicho, oculto en nuestras entrañas que es fundamental para nuestra salud.

Tras hablar con médicos y leer mucho llegué a la conclusión que tener una flora intestinal sana y fuerte era un punto muy importante. Aquí es donde entra en juego nuestro aliado el kéfir.

¿Cómo descubriste el kéfir? ¿qué te inspiró a consumirlo?

Hace menos de un año, mi hermano me habló de esta bebida, que él y su pareja también toman a diario. Lo probé, y ese sabor ácido y fuerte me gustó. Ellos me comentaron que me vendría bien para mi tripa, que leyera y me informara sobre ello.

¿Cómo se produce el kéfir?

El kéfir de leche es el producto resultante de una doble fermentación que realiza una colonia de hongos, levaduras y bacterias, sobre la leche. Estos gránulos tienen forma de “coliflor” y una consistencia gelatinosa. El resultado es una especie de yogur más o menos espeso que denominamos kéfir.

La fermentación es láctea y alcohólica por lo que el kéfir tendrá un poquito de alcohol.

¿Se puede comprar?

Hay herbolarios y particulares que venden los gránulos, pero lo habitual es que se done, es decir que no se saque beneficio económico por la transmisión.

Pero si hay alguien que no puede hacerse con ello a través de una donación hay empresas éticas que cultivan kéfir con rigurosos controles sanitarios y no están interesadas en lucrarse en primera instancia sino crear la posibilidad de que nadie se quede sin probar los increibles beneficios. Como es el caso de Kefiralia y aquí os dejo unos enlaces hacia Amazon.

¿Qué problemas o dudas encontraste y cómo las resolviste?

Básicamente que utilizaba leche como “materia prima” para producir el kéfir. Cuando escuchas la palabra leche, automáticamente asocias esa palabra con otra: lactosa. Ese hecho fue lo que más me hizo desconfiar, sin embargo tras leer bastante sobre ello me di cuenta que los gránulos (o el hongo) se alimenta directamente de la propia lactosa de la leche que utilizas como materia prima, por lo que el kéfir no tiene o casi no tiene lactosa.

¿Qué necesitamos para producir kéfir de leche en casa?

Básicamente: gránulos de kéfir, leche entera o semidesnatada pasteurizada (leche fresca), un bote de cristal o plástico donde introducir los gránulos y un colador de plástico. Es muy importante destacar que debemos evitar en lo posible la utilización de utensilios de metal pues el contacto con los gránulos produciría la muerte de estos. Otro apunte fundamental es utilizar leche que tenga lactosa, dado que la lactosa es el alimento de las levaduras y hongos que componen los gránulos.

¿Es muy laborioso el mantenimiento de la colonia de hongos?

No, solo necesitas 10 minutos al día para colar el kéfir y alimentar de nuevo al hongo con leche fresca.

¿Trucos para la fermentación, para cambiar el sabor, preferencias etc…?

La fermentación dependerá de la cantidad de leche que tenga nuestra colonia y la temperatura. Una mayor temperatura ambiental acelerará la fermentación y producirá antes nuestro kéfir, una menor temperatura ralentizará la fermentación.

Si no dispones de mucho tiempo, yo prefiero “alimentar” los gránulos con más leche y colarlos cada 24 horas. En invierno la temperatura es ideal dentro de casa pero en verano al existir más temperatura en nuestra casa es probable que tengas que guardar el bote en algún armario donde la temperatura sea inferior o incluso guardarlo unas horas en la nevera, para de esta forma controlar un poco más la fermentación.

El bote con nuestros gránulos debe de estar en un lugar que no le de los rayos del sol directamente y a una temperatura que no sea muy alta (máximo 32º C) pero tampoco demasiado baja (nunca menos de 15ºC) pues esto haría que las reacciones de fermentación se ralentizasen o incluso detuvieran, afectando a la calidad de nuestro kéfir.

¿Cómo podemos conservar el kéfir si nos vamos de vacaciones?

Si nos vamos a ir de vacaciones y no nos queremos llevar nuestros gránulos, en ese caso los alimentamos con más leche que habitualmente y los metemos al frigorífico o bien se lo dejamos a alguien para que siga “cuidando” nuestra colonia.

¿Te gusta el sabor del kéfir?

En cuanto al sabor, hay mucha gente que no le gusta el sabor natural del kéfir porque es ácido, a mí me encanta pero para conseguir disimular esa acidez se le puede añadir un poco de azúcar (panela si es posible), o bien añadirle fresas, frambuesas…cacao en polvo…hay muchas opciones.

¿Cómo te gusta tomarlo?

Como preferencias me encanta tomarlo frío, sacado de la nevera y más ahora en verano apetece y mucho. No suelo añadirle nada más, lo tomo tal cual.

¿Qué beneficios estás notando desde que llevas tomando Kéfir?

Desde luego. La principal mejoría es en el tránsito intestinal y en las heces. Voy mejor al baño y sobre todo hay mucho menos olor. Esa es la principal mejoría que he detectado tras meses tomándolo, de hecho la noté a la semana de empezar.

¿Crees que lo debe consumir todo el mundo o solo personas con problemas intestinales?

Lo debería de consumir todo el mundo, salvo aquellas personas, que puedan tener intolerancia a la lactosa o a la proteína de la leche, en cuyo caso deberían consultar con un médico antes de empezar a consumirlo. El kéfir de leche tiene muy poca lactosa, y este hecho podría afectarles negativamente, pero hay alternativas como el kéfir de agua o la kombucha.

¿Crees que el cuidado de la flora intestinal va a ser algo de lo que se hable más en el futuro?

Sinceramente, hoy en día cada vez más gente va concienciándose de la necesidad de cuidarse llevando un estilo de vida más saludable, así que siguiendo esa tendencia favorable creo que es cuestión de tiempo de que la gente interiorice la importancia de cuidar (alimentar y mantener) nuestra flora intestinal.

El kéfir mejora mi colitis ulcerosa – Testimonio de Javier
5 (100%) 2 votes